martes, 15 de septiembre de 2015

CAPI PARA SIEMPRE CON NOSOTROS



Cuando hace precisamente ahora un año, mi Editorial Éride Ediciones, me dijo que le gustaba el libro y que solo esperaban mi OK para tirarlo adelante, os tengo que confesar que tuve muchísimas dudas.

Jamás había publicado un libro, no tenía ni idea de cómo funcionaba el mundo de las Editoriales. ¿Por qué no decirlo?, también temía que ésta pudiera ser un timo. Había gente que, con buen criterio, me hacía ver que posiblemente de todos los ejemplares que salieran a la venta, se venderían dos; el que yo comprara y el que comprara mi hermana…. Me pareció una enorme montaña todo lo que el “dar a luz” un libro suponía.

Leía, y releía el mail de la Editorial, y día tras día lo dejaba apartado. Me parecía también por mi parte una pedantería pretender que, una historia, que en el fondo había escrito para mi, podría llegar a gustar a más lectores.
Claro que tenía confianza en ella y sabía que era muy bonita y que podría alcanzar fácilmente al corazón de quien la estuviera leyendo, pero, ¡señores! publicar un libro, son palabras mayores.

Al “marcharse” Capi, a parte de la pena y el vacío que no creo que haga falta explicar, algo dentro de mí se revolucionó. Quería que ni Capi (ni por supuesto Maià, cuando de aquí muchos años le llegue la hora) quedaran con el tiempo, y con las ausencias lógicas de todos, incluidos los humano, en el olvido.  

Entonces la bombillita se encendió y la pena se fue mitigando, al darme cuenta que podía hacer algo para que Capi siempre estuviera vivo. En una librería, en un estante, en una mesilla de noche, durmiendo en un cajón, esperando que ese peque crezca más para poder releer el libro con sus padres….  Y me  cogió una especie de subidón que me hizo ir corriendo al teléfono, marcar el número de la Editorial y decirles: Adelante con “Maià y Capi”, pero, eso sí…., por favor, irme guiando porque no tengo ni idea de lo que me espera.

Y lo que me esperaba, gracias a todos los que habéis leído el libro y a mi Editorial, que me ha cuidado y protegido desde el primer momento como si yo fuera Vargas Llosa, es una de las experiencias más increíbles que me han pasado en la vida.


Mi próximo relato será para contaros todas las presentaciones y todas las experiencias que he ido viviendo a lo largo de estos siete primeros meses del 2015.

Pero hoy, permitidme que mi beso y mi caricia sea para MI CAPI.

No hay comentarios:

Publicar un comentario