jueves, 28 de abril de 2016

DIOS... !QUÉ ASCO DE POLÍTICOS!


Y ¿ahora qué? ¿Otra vez las payasadas de las campañas electorales? ¿Otra vez a bombardearnos, mañana, tarde y noche con sus estudiadas “improvisaciones”; con sus más que desgastados discursos; con sus repeticiones, hasta la saciedad, de ese eslogan o frase que creen ocurrente y original? ¿Otra vez a soportar los “anda que tú”?, y ahora con el agravante de tenerles que ver las caras de corderos degollados mientras se miran unos a  otros diciendo: “ Yo ya lo he intentado pero éste no ha querido...”
Por culpa de vuestra ambición de poder, de vuestra falta de inteligencia, de vuestra falta de cultura, de vuestra falta de carisma y liderazgo y de vuestra falta, en muchos casos, de vergüenza, los desgraciados españolitos de a pie, ya no solo tenemos que aguantaros dos meses más, metidos poco menos que en nuestras camas, sino que, lo peor, nos vais a costar  miles de euros (no pongo los millones porque me parece hasta indecente teclearlos), que podrían haber servido para dar un poco de aire a la ahogada sanidad, o a la nunca peor calificada educación. O con esos miles de euros que vamos a tirar, que vais a tirar, y que salen de nuestros impuestos, se podría haber dado de comer a cientos de chiquillos que se alimentan únicamente de las becas comedor, o ayudar a que tenga una silla de ruedas decente esa persona que ya no puede moverse, o a…..¿¿¿Demagogia?? ¡Venga, no me jodas!
No sé qué era peor: si antes que  no había más que un partido político, o dos como mucho, o ahora que hay ciento y la madre. Todos queriendo chupar del bote y todos perdiendo el culo por encajarlo bien en esa silla del deseado hemiciclo, donde tan bien se hacen las siestas. Todos deseando ponerse en la camisa el marchamo de: “Político en el poder”, que a parte de darles importancia ante sus vecinos y conocidos, y conseguir alguna mesa a última hora en ese famoso restaurante de moda, a lo mejor…quizás…. les da alguna alegría extra.
Y ¿a quién votar? Les hemos visto el llautò, como se dice en Catalunya, o sea les hemos visto el percal. No han estado luchando juntos para un bien común, si no para el mal del contrario. 
Se han escuchado frases y se han visto escenas que hubieran puesto los pelos de punta a la mismísima momia de Tutankamon. Odios ancestrales convertidos en amores apasionados, puñaladas traperas convertidas en besos de tornillo, zancadillas en plena bajada de escaleras mecánicas convertidas en abrazos con grandes palmadas sonoras en la espalda. Y toda esta parafernalia esperpéntica para conseguir ¿qué?  pues… ser el novio en la boda, el niño en el bautizo y el muerto en el…, ¡no!, aquí el muerto no quería ser nadie. ¡Que se muera el otro!
Ya sé que en todas partes cuecen habas y que no hay ningún país  perfecto, y que en todos, (absolutamente en todos) la palabra político, automáticamente se relaciona con una gama, cada vez más amplia, de adjetivos calificativos no siempre buenos, pero a mi los demás países me la traen al pairo y yo pensaba (vuelvo a ser la ilusa de siempre)  que sabrian traducir el mensaje de las urnas y se darían cuenta, que ninguno tiene la absoluta confianza, si no que están llamados a entenderse por el bien de lo que tanto blasonan y se les llena la boca: su país.
   Y aquí es donde me callo, porque si me pongo a hablar de país, seguramente saldré escaldada, por un lado o por otro, porque yo, como riojana/catalana, llevo demasiado tiempo en medio de un fuego cruzado. Pero eso es tema para otro dia.

Queridos, queridas, señores, señoras, votantes, "votantas"….¡Ánimo!, y al menos, que no os toque el 26 de junio tener que estar, en vez de en el chiringuito de la playa con una fría cerveza en la mano, en una soporífera mesa electoral, con una botella de agua medio caliente. Y si no os toca esta vez, ¡tranquilos, no os desanimeis! que puede que de aquí seis meses tengáis otra oportunidad, porque…. ¿pensabais que ésto había acabado?, ja,ja,ja.

2 comentarios:

  1. Hay Alicia, te veo un poco negativa, hay que pensar, que todo pasa porque hay un motivo y está escrito en el destino. No te preocupes, seguramente será mejor para el país.

    Nosotros tenemos que reflexionar e intentar no dejarnos engañar, ya se que es muy difícil, pero no nos queda otra.

    Tú tranquila y a lo tuyo. Y sobre todo, hay que intentar desconectar un poco de este mundo de la política, que muchas veces nos sobrepasa, pero que al final acabamos pagando las consecuencias.

    Venga ánimo y a seguir luchando. Besos.

    ResponderEliminar
  2. No es negatividad, es que me superan estas cosas. En fin.... creamos en la buena fe del ser humano y que entre todos solucionen los problemas de millones de personas. Un beso y feliz fin de semana, guapa.

    ResponderEliminar