sábado, 16 de julio de 2016

!QUÉ FÁCIL ES MATAR!


         Nunca entenderé, como hay colectivos que siguen poniendo la etiqueta de “héroes”, a esas personas, con escaso o nulo coeficiente intelectual, y con excesivos genes de maldad, unidos a múltiples complejos, que creen que han hecho la mayor hazaña de la historia por el simple hecho de matar. ¡Es tan fácil matar! El ser humano (animal) es tan vulnerable….

Naturalmente, estoy impresionada por la masacre del jueves en Niza. ¡Matar por matar! Matar con un objetivo que, seguramente al demente asesino, ni se le habría pasado por su enferma cabeza años atrás, pero que se lo han ido inoculando poco a poco, aquellos que jamas darán la cara ni se expondrán a que les peguen un tiro. Sin enemigo concreto (quien tenga la mala suerte de estar ahí en ese momento) y para no conseguir nada (afortunadamente el mundo no se parará) ¿Se puede ser más imbécil?

Desgraciadamente nos estamos impermeabilizando ante el dolor. ¿Cómo es posible que sigamos comiendo tranquilamente un entrecot con patatas o una menestra de verduras, mientras estamos viendo por la televisión: terror, cuerpos mutilados, llantos y gritos desgarrados? Lo máximo que hacemos, para demostrar nuestra sensibilidad es decir: “Oye, quita eso que me va a sentar mal la comida"

El grado de sensibilización es directamente proporcional a los kilómetros que nos separan de las tragedias. Cuando ponemos la radio y escuchamos una noticia ya empezada, en la que hablan de un atentado, de muertes, de heridos….el alma se nos empieza a encoger, y al escuchar que el lugar de origen es Bengasi o Tel Aviv o Ramadi, en el fondo, muy en el fondo de nuestro subconsciente, una voz incontrolable dice aliviada: ¡Ah, bueno…..!

A medida que el dolor y la muerte se van aproximando a nosotros, se nos van despertando los sentimientos. ¿O es el miedo?

En todo lo que rodea a la muerte hay una gran hipocresía. Depende de dónde venga, duele más o duele menos; es más importante o menos importante; hay que hacer una enorme difusión de ello, o simplemente coger una pala y echarle tierra.

El otro día Barack Obama tuvo que acortar su ¿¿¿visita???? a España. Hizo una especie de maratón absurdo entre autoridades y líderes políticos, que entre el: “How are you?, My name is…..” y poco más, agotaron los minutos concedidos. 

Un Barack Obama, chaqueta al hombro, cual si de un sheriff cualquiera del oeste se tratara (yo creo que el país merecía un poco mas de respeto), que dejó a los pobres sevillanos con la sensación de ser un remake de “Bienvenido Mister Marshall”. Y ¿por qué esas prisas?, pues porque en Dallas habían matado a cinco policías. Para nada estoy a favor de estas acciones, yo creo que no hace falta ni ponerlo, pero ¿habría hecho lo mismo si los muertos hubieran sido  cinco ciudadanos  a manos de su policía, que los hubieran confundido con peligrosísimos delincuentes?: "Es que parecía que llevaban….. Es que creíamos que iban a sacar….. Es que vimos claro que…… Es que se revolvió contra nosotros y…."

El dar la vida a un nuevo ser, es el acto más grande, maravilloso, trascendente y valiente que existe.

El quitarla, es el acto de mayor cobardía. Hasta el ser más inútil y retrasado mental puede hacerlo.  

Por desgracia, la violencia se ha convertido en nuestra compañera de viaje. La llevamos pegada a los talones. La notamos, la respiramos, vivimos con ella en nuestras rutinas diarias

En esta mala película de odios mamados desde la cuna (a uno y otro bando), y protagonizada por seres que, al no valorar su propia vida, desprecian la de los demás, los ciudadanos de a pie, los que intentamos pasar por la vida sin molestar a nadie y lo único que pedimos es que nos dejen seguir caminando, tenemos que seguir luchando para que nada ni nadie rompa nuestros sueños ni nuestras libertades. Aunque el alma sangre, que aquellos que gozan con el dolor de los demás, solo vean en nuestro rostro una sonrisa de compasión.

Desde aquí, desde este blog que intenta alegraros y haceros pasar unos minutos de optimismo con su lectura, quiero enviar todo el amor que llevo dentro, a esas familias que han visto como la locura y el fanatismo, les han arrancado de la mano, a esos niños que miraban inocentemente al cielo, mientras esperaban ver como se iluminaba de colores.






  



4 comentarios:

  1. Las guerras, el miedo, el odio, el ver a otras personas de distinta ideología, raza, inclinación sexual, idioma, origen como enemigos ..., es algo que el ser humano ha ido utilizando desde siempre para conseguir sus propósitos y enriquecerse. ¿Cómo afectó al Dow Jones el atentado de Boston o al mercado de comnodities de futuros de Chicago el inicio de la segunda guerra mundial?. ¿Cuál es el origen de muchas grandes fortunas que hoy lucen con todo esplendor en las millas de oro de las grandes ciudades?. Como tan sabiamente cuentas, amiga, el cobarde que está detrás de todo esto, miserable que le importa un bledo la vida humana y que sólo sabe manipular a seres enfermos y mentalmente inestables, escoria que habría que apartar de la sociedad que quiere vivir "en colores" y aprender cada día de los demás y ser un poquito más humildes y abrazar al que lo está pasando mal, ...., a este gusano yo le montaba en un camión junto con otros paisanos suyos y los mandaba a una zona desértica para que se pudrieran de tristeza y daría sus trajes, sus fortunas, sus imperios a las personas nobles y de sentimientos puros e inocentes que merecen de verdad una oportunidad que estos seres repugnantes les niegan... Me uno, con todo mi amor, a apoyar a estos hogares destrozados y, por favor, desde las familias, las escuelas, los amigos...enseñemos que no hay que tener miedo, que tenemos que comunicarnos más y hemos de dejar de suponer por suponer, de dar sin querer nada a cambio, de dejar de tener la razón (¿qué más da?), de sonreir (es gratis), de amar sin fronteras, que detrás de cada ser humano hay una historia y conocerla nos puede hacer mucho más comprensivos y tolerantes...Gracias y un beso muy grande Alicia (sigo con el mono de este mojito nocturno que hablabas en un blog anterior...Que lo goces, guapísima!!!)

    ResponderEliminar
  2. No se puede expresar mejor Francesc. Nunca acabaran las guerras ni las maldades porque, a veces, solo a veces (verás que hoy me he levantado muy generosa) hay demasiados intereses y demasiado dinero por medio. A ver si podemos vivir sin pensar que tenemos al enemigo detras de cada esquina. El mojito... está ya próximo. Como mínimo, prometo foto. Un beso y feliz domingo.

    ResponderEliminar
  3. Tengo la esperanza, aunque reconozco que soy muy optimista, en que llegue un día que todos los seres humanos podamos vivir en paz, respetándonos, aceptándonos como somos, rechazando todo odio...Para empezar, si miráramos a nuestro alrededor y sintiéramos a los demás como si fuéramos nosotros mismos, estoy convencida de que podría lograrse. Un escrito bonito y tristemente real. Me uno al dolor de esas personas que han perdido algún ser querido o que se debaten entre la vida y la muerte. Me preguto: ¿Hay alguien en el mundo que tenga el poder suficiente como para segar la vida? Y me contesto: NO, NADIE TIENE ESE PODER. Un beso querida Alicia.

    ResponderEliminar
  4. Efectivamente Yoli, nadie debería tener ese poder y ojalá viéramos al de al lado como uno mas. Pero en este mundo del: sálvese el que pueda, cada dia es mas difícil. Un beso querida amiga.

    ResponderEliminar