sábado, 3 de septiembre de 2016

PERO… ¿POR QUÉ HAY QUE GRITAR TANTOOOOOOOOOOO?


Ya sé que estamos en un país mediterráneo; en un país de  tierra “caliente”; con un carácter abierto (¿?), pero… ¿es necesario decirlo todo a grito pelado?

Yo creo que el volumen que se utiliza para comunicarse con el resto de la humanidad, es proporcional a la educación y al respeto que se le tenga.

A mí que me importa que a tu amiga le hayan puesto los cuernos, o que tu marido tenga almorranas.

¿Por qué tengo que escuchar tu conversación de móvil sí o sí? ¿Por qué tengo que sentirme incómoda al ser espectadora de primera fila (sin quererlo) de tu pelea con tu novia, o con tu amigo, o con tu madre?

¿Por qué tengo que sentir vergüenza ajena ante los comentarios que hagas de cómo te lo has pasado la noche anterior con tu ligue de turno? Y eso, si no escucho ambas conversaciones a la vez, porque a veces el volumen del móvil está tan alto, que se oye perfectamente lo que van contestando al otro lado de las ondas (también está la cómoda modalidad del manos libres)

¿Por qué si estoy tomando tranquilamente una tónica en una terraza, hablando con un amigo, he de hacer un enorme esfuerzo para escucharlo a él y no al grupo que tengo al lado que, a medida que van llegando más cervezas a la mesa, más van subiendo el volumen y exagerando las risas?

¿Por qué en el metro he de dejar de leer un libro que me gusta porque la persona que tengo sentada a mi derecha está de animada charla, no con otra persona que tenga sentada a su lado, o se  haya quedado de pie delante de ella, ¡no,no,no!…. si no con una que está sentada enfrente, y ni tan siquiera en la misma línea, si no en el otro córner? Y lo que más me jjj……., joroba, es que son conversaciones estúpidas y vacías, de aquellas de hablar por no callar.

¿Por qué tengo que ver interrumpido mi sueño, sobretodo en verano, que tienes las ventanas abiertas para no amanecer hecho un charco al día siguiente, porque unos matrimonios con niños, o parejas con amigos hayan decidido que todavía no es hora de irse a dormir, aunque ya sean las dos de la madrugada? ¿Por qué tengo que ser partícipe de sus interminables despedidas a todo volumen?

¡Bueno!……, ¡Hala! ¡Venga!, ja,ja,ja

¿Por qué tengo que despertarme media hora antes de mi hora, o una o dos horas antes (en un añorado fin de semana), porque a unos dueños de perros madrugadores se les ocurre hablar como si fueran las seis de la tarde, permitiendo que sus respectivos animales, ladren todo lo que les dé la gana?

¿Por qué esa falta absoluta de civismo? “Yo no me he acostado todavía… ¡que nadie duerma. Yo me he levantado… ¡Todo el mundo arriba! Y lo peor de todo, es que las personas que les importan un pito los demás, ni siquiera tienen la conciencia de molestar. ¿¿¿Existe alguien más a aparte de "yo"????

Sin hablar, por supuesto, de lo que te pueden llegar a amargar el exceso de decibelios humanos, en una comida, o una cena en un restaurante, y aquí, una vez más, el binomio:  alcohol- escándalo van de la mano.

Presumimos de ser europeos, de ser ciudadanos del mundo, de que en España somos diferentes y somos los mejores, los más simpáticos, los más divertidos…… Qué lástima que, de lo único que podamos presumir (a veces), sea de que rápidamente se nos identifique en los aviones, o en los hoteles, o en los museos, o en las visitas guiadas, no por nuestra simpatía, si no por la poca educación que demostramos al creernos que somos: “El ombligo del mundo”.


Por cierto, hace años luz que dejé la escuela y no estoy demasiado familiarizada con las nuevas enseñanzas, pero ¿hay alguna asignatura, o crédito o como se llame, que inculque a los niños desde pequeños el respeto acústico?

6 comentarios:

  1. Querida Alicia,
    A mí ,me molesta como a ti, los decibelios altos. Pero creo que hay situaciones que molestan más que otras.
    No sé si, porque me cuesta cada vez más concentrarme, cuando quiero leer, tengo que estar en mi mundo, con silencio o con buena música , leer en un metro, tren o en cualquier terraza, para mí es imposible.
    También es cierto que cuando quieres cenar en pareja, molesta mucho si tienes a un grupo al lado que no para de gritar, por culpa de lo que sea, creo que cada vez más , me gusta la tranquilidad.
    Estoy escribiendo esto y tengo al lado a una pareja discutiendo a gritos, hablando la hija con su padre por teléfono diciéndole, no te preocupes que Toni no me ha pegado, es algo increíble , estamos muy mal, no entiendo nada...
    En fin, que a veces parece que seamos de otro planeta...
    Aunque a veces , como soy un poco sordo, también habló fuerte..
    Un beso desde Sitges ...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Madre mía! y cuando oyes algo así ¿como te quedas? Fíjate como acuso el ruido que para escribir como mejor estoy es en silencio. Muchas veces pongo algo de musica, pero mas que nada para que mis perras la escuchen (ya ves tu.....) pero noto que me distrae. Me encanta escribir con el sonido de la naturaleza. Disfruta mucho de Sitges. Un beso querido amigo

      Eliminar
  2. En mi humilde opinión la palabra clave es: Respeto. Totalmente de acuerdo en enseñar civismo en las escuelas, a enseñar a los hijos a comportarse (yo no tengo que aguantar sus "gracias" mientras corretean, chillan y acaban con todo en el restaurante o el tren mientras sus padres están tan tranquilamente con sus conversaciones "a todo volumen" pasando de todo y de todos...). Prácticamente he dejado de ir a conciertos de rock aquí...que si te tiran la cerveza, que se ponen a conversar por móvil en medio del show, que empujones por todas partes...el mismo concierto en Bruselas es totalmente distinto, siempre puede haber algún descerebrado pero allá la gente respeta tu espacio personal, trata de no molestar, de no chocar...Tengo la teoría que cuanto más sol más pegados, más ruido y menos ganas de trabajar. Gracias, queridísima amiga por tu brillante pluma, tu amenidad en la exposición y el tenerme "colgado" de tu blog cada semana. Un beso y disfruta a tope!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vamos a creer que es eso.... el calor,el sol, las hormonas que se revolucionan. Cuando a veces veo por la televisión esos conciertos que tu dices y veo la gente gritando y moviéndose sin parar pienso: ¿será eso lo que les gusta a los artistas que estan encima del escenario? Es maravillosos ver que el publico te sigue y conecta contigo, pero si no llevaran esa espectacular megafonia, el público se los comeria a ellos. Un beso y que tengas una maravillosa semana.

      Eliminar
  3. Alicia, cuando estoy en el tren o en metro, me divierto escuchando a la gente, ya lo sabes, es una clase de psicología, que no tiene precio, como nos relacionamos, como interactuamos, como nos contamos por teléfono toda nuestra vida, somos todos tan diferentes y vas aprendiendo un poco de todo. Como dice una amiga, piensa que estás en el teatro.
    Lo malo es cuando estás en casa y quieres dormir con la ventana abierta, eso ya es imposible, o vives en la montaña alejado del bullicio o te adaptas y cambias las ventanas e instalas ventiladores o aires acondicionados, es lo que tiene vivir en un piso.
    Todos tendríamos que pensar, al hablar en que lugar estamos y si molestamos a las personas que tenemos cerca, para poder hacer un poco un mundo humano y no sólo YO, YO y YO.
    Un besito Alicia y a disfrutar de esta semana.

    ResponderEliminar
  4. Indiscutiblemente, los medios de transporte son una gran escuela de psicología. Mas de una de mis publicaciones ha sido alimentada por ellos. Es interesante escuchar, lo malo es cuando no te queda más remedio. Un beso y.... ya falta menos para que descanses de mi unos días, ja,ja,ja,

    ResponderEliminar