sábado, 3 de diciembre de 2016

Y TÚ ¿QUÉ QUIERES SER DE MAYOR?


Ya estamos en el mes de los recuentos, de las promesas y de las expectativas. Ya nos estamos acercando a ese día crítico en que, entre uva y uva y campanada y campanada, vamos haciendo mentalmente una lista de todas las cosas que queremos hacer en el nuevo año.

¿Se habrán cumplido mis sueños?
Y eso sería lo ideal: mirar hacia el futuro. Lo malo es cuando en vez de ir hacia adelante vamos hacia atrás y comenzamos a pensar en lo queríamos ser y no hemos sido, en lo que queríamos hacer y no hemos hecho, en lo que soñábamos de niños y no hemos sido capaces de cumplirlo de mayores; en el mundo ideal que teníamos formado en nuestra inocente cabeza y el mundo real en que nos desenvolvemos, como buenamente podemos.

Para consuelo de una inmensa mayoría, pocos son los que logran ejercer de aquello que anhelaban en su infancia.

Es fácil, y hasta reconfortante en algunas ocasiones, regodearnos en nuestros propios fracasos.  ¡Qué mala suerte he tenido!  ¡Todo me ha salido mal! ¡Con lo que yo deseaba……..! ¡Con lo que yo he luchado para…..!

 No sé por qué extraña razón no nos cuesta nada coger un papel y un bolígrafo y empezar a anotar, en una  interminable lista, las cosas que no hemos alcanzado.

¿Por qué no nos paramos a pensar en las cosas que SI hemos conseguido a lo largo de nuestra vida y de las que nos tendríamos que sentir orgullosos? No hace falta que sean grandes logros. Y no hablo del orgullo por lo que consiguen los que queremos (rápidamente encontraremos motivos de orgullo en lo que ha hecho nuestro hijo, o nuestra hermana, o nuestro amigo), hablo de nuestras pequeñas o grandes hazañas.

¡Hay tanto por lo que sentirse orgulloso! Pero curiosamente, en muchas ocasiones cuando hacemos algo bien, tenemos la puñetera manía de quitarle mérito. Por falsa modestia o porque realmente pensamos que aquello no tiene ninguna importancia.

¡Qué bien te ha salido la paella para 50 personas y sin que nadie te ayudara? --  ¡Bah!,  si se hace en un pis-pas. El arroz es de los que no se pasan.

¡Enhorabuena! has aprobado el examen!-- ¡Bueno, si ha estado tirado!

¡Qué retrato tan bonito has pintado! -- Si son cuatro trazos….

Saber programar al detalle un viaje y luego ver los magníficos resultados; ser lo suficientemente fuerte como para dejar los dolores en  la puerta, apretar los dientes y ser el alma de esa fiesta de cumpleaños a la que con tanta ilusión te han invitado; tender la mano a tiempo para que tu amigo no se hunda; conseguir que todos los vecinos se pongan de acuerdo con tu propuesta….¡Qué sé yo!

Somos mucho más grandes de lo que nos imaginamos. De entrada, no hay nadie igual a nosotros. ¿Por qué el de al lado tiene que ser mejor?

 No me digáis que estáis buceando en vuestra vida y no encontráis motivos por los que poneros mas henchidos que un pavo real.  ¿Os doy ideas?

Orgullosos de ser honrados y meteros en la cama con la conciencia bien tranquila.

Orgullosos de no ir dejando enemigos por el camino.

Orgullosos de saber que por vuestra culpa no está sufriendo otra persona

Orgullosos de haber puesto vuestro granito de arena (sin publicidades) para una causa que consideráis justa.

Orgullosos de sacarle una sonrisa a esa persona enfundada en la tristeza.

Orgullosos de querer y que os quieran.

         Yo estoy más que orgullosa de teneros como amigos. De saber que en este mismo momento (ahorita mismo),  estáis leyendo la publicación que he escrito, precisamente para compartir con todos  vosotros.

Creo que hay varios días de diferentes “Orgullos”.  Tenemos que implantar un nuevo día de celebración: El día del orgullo de: “Soy como soy, y ¿qué pasa?”  ¡Vamos a buscar la fecha!


Un beso, bien orgulloso para todos. 

8 comentarios:

  1. No te diré que no he pensado nunca, qué quiero ser, o qué me hubiera gustado ser de mayor, pero sinceramente ha pasado tanto tiempo que ya me he acostumbrado a ser lo que soy, sin más, no siempre la vida respeta nuestros deseos. Por cierto me siento bien, orgullosa y sobre todo afortunada, de mis amigos y sobre todo de haber dado la vida a otro ser, mi hija Carla.
    Por supuesto me siento feliz de poder ir a dormir cada día con la conciencia tranquila, como dices en tu escrito, de saber que de alguna forma ayudo al mundo a ser mejor, simplemente con mi trabajo, con mis impuestos que si se emplearan bien, junto con el resto de los mortales, no habría tanta pobreza y todos seríamos un poco más iguales.
    Me encanta tu foto, qué pensamientos infantiles debían columpiarse en esa cabecita!!!

    Alicia, gracias por valorar y hacernos valorar las pequeñas cosas de la vida, que en realidad son las más grandes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues lo que eres de mayor es una extraordinaria persona, una maravillosa amiga y una.... me faltan adjetivos, madre. Por cierto ¡felicidades Carla! ¡Que mayor se nos está haciendo ya nuestra niña!
      Siempre te lo he dicho, ¡por favor.....no cambies!

      Eliminar
  2. Genial, Alicia. Tienes razón. Yo soy una una optimista compulsiva, miro atrás pero poco y miro siempre adelante. Creo que duermo como un lirón.....y pienso seguir haciéndolo. Y valoro las pequeñísimas cosas de cada dia para ser feliz. Pasear un perr
    o que saco de una jaula o de un patio es para mi muy importante, acariciar un gato, darles una chuche, fíjate si son poca cosa....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Pocas? ¡Son muchísimas! Ojala hubiera más personas como tú. Y es cierto, tenemos que estar orgullosos que amar tanto a los animales y de defender a muerte sus derechos y sus vidas. Un beso muy grande Elena.

      Eliminar
  3. Tú sí que eres grande, niña, tú sí que eres grande... Un bsazo!

    ResponderEliminar
  4. No, mejor dicho.....Yo sí que me estoy haciendo grande, ja,ja,ja. Gracias por tu cariño.


    ResponderEliminar
  5. Que quieres que te diga, he tenido unos padres cojonudos, tengo unos hijos fabulosos y una mujer maravillosa, y ademas tengo unas amistades fabulosas, que mas puedo pedir, más dinero ? más poder? Si puedo pedir, por pedir algo.... salud para seguir disfrutando de todo lo que tengo.
    Muchas gracias Alicia, por expresar todo lo que no se expresar escribiendo, y tú has conseguido ser una escritora fabulosa !, porque como amiga eres estupenda , besos !

    ResponderEliminar
  6. Pues si que tienes que estar super orgulloso. Y además, de ser como eres. Tenerte cerca es sinónimo de encontrar una sonrisa y una palabra de cariño. Sabes que tus amigos, matamos por ti. Un beso.

    ResponderEliminar