sábado, 11 de febrero de 2017

PADRE NUESTRO QUE ESTÁS… ¿EN EL CIELO?


Padre nuestro que estás en el Cielo

O en el Universo, o en la Galaxia, o en la Energía, o en un Árbol, o en una Ola…

Santificado sea tu nombre

Te llamen como te llamen; seas del color que seas; tengas la forma que tengas. Santificado y respetado sea tu nombre, en cuanto eres un Ser superior que nos protege y nos ama

Venga a nosotros tu reino

Un reino en donde no hay cabida para la maldad, ni para el dolor; en donde no existen los miedos, ni las angustias. Un reino en donde el alma crece y se llena de felicidad.

Hágase tu voluntad aquí en la tierra…  

Si tu voluntad es que el mundo sea un espacio libre, donde impere el amor, la generosidad, la alegría, la paz y la vida…. ayúdanos a nosotros, seres imperfectos, a cumplir tus deseos. Tú que eres nuestro “Padre” todopoderoso, quítanos el gen de la maldad, de la soberbia y del egoísmo. Ayúdanos a cumplir tu voluntad. Solos no podemos.

...como en el cielo

Que todos nuestros seres queridos hayan encontrado en Ti (cada uno con sus creencias) la recompensa al duro y, a veces cruel, mundo que nos han tocado vivir. Que tu voluntad sea que los que ya han cubierto su etapa terrenal encuentren, a tu lado, el feliz motivo de su existencia.

El pan nuestro de cada día dánosle hoy

El pan nuestro de cada día, gracias por dárnoslo en el día de hoy. Gracias por permitirnos estar a este lado de la historia en donde, a veces, tenemos que dejar de comer tanto para estar más a la moda o no enfermar, mientras hay millones de personas que se enferman por no tener un trozo de pan que llevarse a la boca.

Dánosle hoy, a todos, el alimento que necesitamos. No permitas, Tú que eres la fuerza sobrenatural que nos mantiene, que una madre siga viendo como su hijo muere de hambre sin ella poder hacer nada más que morir con él.

Perdónanos nuestra ofensas…..

Tú eres la bondad y el perdón. Tú nos creaste y permitiste que nos fuéramos desarrollando como seres débiles y manejables. Tú, como Ente que vela por todos nosotros, perdónanos cuando realmente te pidamos perdón con el corazón.

Así como nosotros perdonamos a los que nos ofenden

Espero que tu perdón sea mejor que el nuestro. Mientras sigamos albergando en nuestra alma el rencor y la avaricia difícilmente perdonaremos a los que nos rodean. Perdonar es también no criticar, no difamar y no juzgar. Quizás esta palabra sea una de las maravillosas de las que disponemos en nuestro diccionario, y no siempre en nuestro vocabulario. Solo quien perdona se siente libre.

Y no nos dejes caer en la tentación

Llévanos de la mano para ir apartando del camino todas las tentaciones que, de mil y una formas, iremos encontrando a lo largo de la vida. Tentaciones de poder, de ambición, de querer ser más que los demás, de creernos mejor que los demás, de no importarnos quien caiga a nuestro lado si nosotros seguimos adelante. De no escuchar el grito desgarrador de quien hemos pisado si eso nos ha servido para subir un escalón.

Más líbranos del mal….

Desde que nacemos entramos en un mundo hostil del cual a veces, ni los que más nos quieren, nos pueden proteger. Líbranos del mal con todas sus caretas. El mal no siempre está en las grandes cosas; en ocasiones se esconde dentro de los pequeños hechos. A menudo el mal está dentro de nosotros mismos. Tú que eres el Ser o la Presencia o la Esencia Omnipotente, cúbrenos con tu capa que nos “impermeabilizará” de toda adversidad.


Amen…. Así sea…  

2 comentarios:

  1. Palabras sabias, quien las haya escrito, tendríamos que repetirlas cada uno de nosotros como lo has hecho tú y darles nuestra propia interpretación, para así poder realizarnos mejor como personas. Ojala nos libraran de todo el mal y todos tuviéramos un bocado para llevarnos a la boca, sobre todo que funcionara la justicia en todo el mundo.

    Muchas felicidades Alicia, cada semana esperamos ansiosos tu escrito, que sé que te cuesta muchas veces pero al final lo acabas clavando. Un beso grande.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Yoli, tú mejor que nadie sabes que a veces te digo preocupada el viernes: es que no he escrito el blog de manaña..... y tu siempre me dices: algo se te ocurrirá. Se me ocurren muchas cosas pero mi enemigo sigue siendo el tiempo. Un beso

    ResponderEliminar